Probablemente nunca sabremos lo que realmente sucedió al interior de la Selección Colombia en esta doble jornada. Y la gran mayoría ya salió a pedir la cabeza del técnico. ¿Pero fue solo un problema de técnico?

El balance de Queiroz antes de la inexplicable doble jornada me atrevo a decir no solo que era bueno, sino muy bueno. Los números lo ratifican, el estilo de juego parecía una mejora sobre lo que hizo Pekerman. Un equipo más vertical…